lunes, 13 de enero de 2014

El itinerario de Cavanilles (3): Excursión al Pantano de Elche


Nota previa: la importancia de la excursión del Botánico Cavanilles al Pantano
Si en los parrafos anteriores dedicados a Elche en el Cavanilles aparece una visión ya canónica de la ciudad rodeada por cinturones concéntricos de cultivos (palmeras, olivos y cereal) en el relato que presentamos hoy se puede apreciar un bosquejo de lo que después será todo un plan de intervención a partir del ilustrado, que se prolonga en otros impresos de diversos autores hasta el día de hoy. Las aguas: el escaso aforo del Vinalopó y los problemas del Pantano[1], la fertilidad de estas tierras si contaran con agua de riego de calidad[2] e incluso el potencial de crecimiento demográfico de la comarca si se tuviera acceso a aguas dulces. En frases muy concisas Cavanilles anota además la causa del estado en el que encuentra la conducción de aguas dulces del Obispo Tormo como otro día veremos con detalle y apunta asimismo la situación del Pantano de Elche, que encontró vacío y con la compuerta inferior abierta.
Paraje del Aigua dolsa i Salá. Derrubios de conglomerado calizo por erosión de la capa arcillosa  
Además, aunque ya se dijo en entradas anteriores hay que e recordar que la obra mayor de Cavanilles es de carácter botánico y que ni siquiera durante la preparación de sus Observaciones...  abandona su principal dedicación; de hecho fue comisionado para  recorrer España por orden del Rey para examinar los vegetales que crecen en ella[3].  Como argumento que corrobora lo dicho tenemos que por estos parajes herborizó e hizo la descripción  no solo de la Phoenix Dactylifera o palmera datilera (que tiene como sinónimo aceptado en el vocabulario botánico Phoenix Excelsior Cav, en honor a la descripción que efectuó de la misma y que ya vimos) también de endemismos propios de los recién bonificados almarjales de Belluga y otros puntos en la Vega Baja del Segura. 
Se adivina el río y la Acequia Mayor; detrás de las palmeras, solar del desaparecido Molino de Los Magros
Si hoy en día hacemos el itinerario seguido por el botánico hasta el Pantano veremos que tuvo que pasar directamente sobre el paraje de l’Aigua dolsa i Salà y sus inmediaciones. Resulta muy difícil, por no decir imposible que no viera los Populus Euphratica en los márgenes de la Sèquia Major de haber estado allí, teniendo en cuenta además que se distribuyen durante un largo trecho partiendo solo unos cuantos metros más allá del Molino Nuevo. Ello da fuerza a la hipótesis de que sean ejemplares alóctonos e introducidos en el paraje, como se indica en el material citado en la entrada correspondiente dedicada. En otras palabras,.es más que probable que entre 1790 y 1792, fechas en las que el ilustrado estuvo en la ciudad, no hubieran Populus Euphratica plantados alrededor de la Acequia Mayor.
Veamos como relata la excursión al Pantano[4]:
Pared de la Séquia Major en desuso, aguas abajo del Molino de los Magros 
...Hay en Elche calles y plazas espaciosas, buenos edificios y templos magníficos. Sus vecinos por lo general bebían antes el agua salobre, y por eso padecían erupciones cutáneas, y otras enfermedades. Compadecido de ellos su pastor y padre el difunto Señor Obispo de Orihuela Don Josef Tormo, conduxo desde el término de Aspe aguas saludables para todo el pueblo, que salen por varios caños de una fuente. Hízose esta buena obra en 1789 y ya todos tienen aguas cristalinas y puras, reservadas en otro tiempo para los ricos, que las mandaban traer desde larga distancia. Crecerían sobremanera los frutos y el vecindario de Elche si alcanzasen agua los campos de su fértil secano; pero no hay más riego que el que proporciona un pantano, distante como a una legua hacia el Norte de la villa.
195. Para Observarlo salí de esta por el camino que conduce a la Rambla, y pasé por debajo de los arcos y aqüeductos por donde vienen las aguas del Pantano para el riego, y las dulces de Aspe para el consumo del pueblo[5]; noté poca solidez en estos últimos, y que perdían parte de sus aguas, tal vez por haberse construido la obra con precipitación, o por mala elección de materiales; y admiréme al ver que una villa tan rica y populosa como Elche miraba con indiferencia semejantes quiebras sin perfeccionar y conservar la utilísima obra de su difunto Obispo. Crucé la Rambla y en breve llegué a las ruinas de las Acequias y molinos que los moros excavaron en una especie de hormigón natural muy duro, de cuya naturaleza son varios cerros que aún existen, y otros en parte destruidos por las aguas[6]; las quales ablandaron y robaron la base térrea que les servía de cimiento, e hicieron caer sucesivamente moles enormes á la rambla : también han arrancado gran número de palmas que había en las inmediaciones de aquel ancho cauce y amenazan de igual suerte a las restantes. De allí adelante todo son cerros coronados de piedra, cuya base por lo común es térrea, aumentan progresivamente de altura, y al fenecer dexan una garganta ó profundo barranco en el que se halla el pantano, el qual se compone de un murallón que en arco une los dos cerros, y tiene 100 palmos de altura con 54 de espesor en la base y 40 en la parte superior, donde forma una terrasa ó esplanada de 85 varas, espacio que media entre dichos cerros. Tiene también su puerta excavada en la raíz de uno de los cerros para soltar las aguas quando ha de limpiarse, pero ni es tan ancha como la del pantano de Tibi o Alicante, ni la obra tan soberbia, bien que compuesta de sillares. Estaba abierta, a la sazón y pude entrar en aquel dilatado estanque, sin más aguas entonces que las que continuamente corren por el barranco; vi en lo interior lomas considerables de tierra y en el cubo o cilindro hueco tan alto como el murallón varias entradas por donde las aguas embalsadas entran y van baxando en busca del grifo o paleta para salir a descubierto, y correr hacia las huertas. Observé también multitud de vegetales, algunos vistos ya en los ribazos de las palmas, como la frankenia lisa[7], el matacán de Monpellier[8], la biengranada[9], la Salicornia herbácea[10], varias salsolas[11], teucrios y gramas.


[2] V. La serie dedicada al ingeniero Próspero Lafarga. En ese contexto cabe situar los distintos estudios para trasvasar agua de una cuenca a otra. En relación al agua potable la entrada dedicada a la conducción del Obispo Tormo y la obra Aguas dulces de Elche o De Barrenas a Romero
[3] Cavanilles, una vida azarosa, una obra fundamental /Francesc Ferrando Vila, en la edición fácsimil digital de las Observaciones.del Reyno de Valencia, Biblioteca valenciana, 2001.
[4] Transcripción apresurada de las p. 273 y 274 de la obra, en la edición citada en las entradas anteriores.
[5] El itinerario, a criterio de quien suscribe seguiría el camino del Pantano y el punto en el que coinciden las aguas dulces y las saladas de riego es el Pontet del Rei junto al Molino Nuevo, cabecera del paraje hoy conocido como El Aigua dolsa i Salà. A partir de ahí si el cruce de la Rambla se efectúa por sus inmediaciones, según aparece en el Mapa de Coello, el ilustrado tuvo que ver (caso de existir) los Populus plantados junto a la Acequía, desde cualquiera de las vertientes del cauce. De haber continuado sin cruzar la Rambla más adelante se habría tropezado con ellos. No obstante desde el otro lado del cauce la línea de Populus destaca notablemente.
[6] Este párrafo y el siguiente plantean numerosos problemas si se quiere situar al ilustrado en las inmediaciones del lugar en el que supuestamente estuvo la Casa de les Taules, debajo del paraje del Molino de los Magros.
[8] Es posible que sea una especie de correhuela: http://es.wikipedia.org/wiki/Cynanchum_acutum
[9] Varias especies presentes en ese territorio responden a esta nombre propular, no obstante es puede que sea  http://es.wikipedia.org/wiki/Teucrium_botrys
[10] Cualquiera de las subespecies de la Salicornia europaea: http://es.wikipedia.org/wiki/Salicornia
[11] http://es.wikipedia.org/wiki/Salsola

Entradas dedicadas a Elche en Observaciones sobre la Historia Natural, Geografía, Agricultura, población y frutos del reyno de Valencia. / Por don Antonio Josef Cavanilles, Madrid, 1795-1797

Cavanilles y Elche, en el dia de la Tierra

En esta entrada aparecen las páginas dedicadas a Elche en jpg. En las sguientes se reproduce casi todo su contenido.

El camino viejo de Aspe: El Itinerario de Cavanilles (1)

El itinerario de Cavanilles (2): El palmeral de Elche y la Phoenix Excelsior Cav


No hay comentarios:

Publicar un comentario