viernes, 23 de noviembre de 2012

El itinerario de Cavanilles (2): El palmeral de Elche y la Phoenix Excelsior Cav



30 de noviembre de 2000
declaración del Palmeral como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

En la anterior entrada dedicada al botánico ya avisamos que pese al reconocimiento universal de su obra más reconocida,  Observaciones sobre la historia natural, geografía, agricultura, población y frutos del Reyno de Valencia su empeño principal, el ámbito en el que ejerce con mayor precisión sus grandes cualidades es la botánica; no en vano llegó a describir y clasificar numerosas especies vegetales en una labor aún hoy reconocida. Para ampliar recomiendo calurosamente el interesante y completo artículo que Wikipedia le dedicaLo cierto es que los viajes a lo largo y ancho del País Valenciano fundamento de la obra antes mencionada servirán también para una admirable labor de campo de localización, herborización y descripción botánica.
reconstruye los itinerarios del Botánico por el País Valenciano apoyándose en sus cuadernos de campo, depositados en el Archivo del Real Jardín Botánico de Madrid. Sabemos así que Cavanilles debió visitar nuestra ciudad al menos en dos ocasiones y que en ambas efectúa excursiones y visitas botánicas a su entorno; tras un periplo detallado por la Vega Baja del Segura y los saladares del sur, en donde recolecta, describe y herboriza...El día 2 de agosto llega a Elx, aprovecha el tiempo en preparar sus plantas y ordenar sus apuntes; al día siguiente pasa a visitar su pantano, apenas hay descripción de este terreno, ya comentado en un viaje anterior, cuyo diario no conservamos. De Elx se dirige a Alacant «por el mismo camino que traxe el año pasado», con la única intención de describir el Raspeig. El 4 de agosto vuelve a Alacant para pasar la noche e iniciar camino hacia Monforte y Novelda. Tras examinar estas tierras se dirige hacia Agost, interesándose por el sistema de encañonado para el desagüe de las huertas; sigue hacia Aspe, desde donde manifiesta sus críticas contra el abuso de tala cometido en el término, y sobre todo admira los mármoles de la iglesia local, sus canteras son descritas en el diario con prolija minuciosidad, acaso porque no estuvieran contempladas en sus escritos del año anterior, donde debió ocuparse ya de las aguas y producciones de estas tierras.[1]

Como la próxima entrada la dedicaremos a reproducir y comentar la excursión del botánico al Pantano, ahora nos entretendremos en conocer con cierto detalle los frutos de sus observaciones en el ICONES et descriptiones plantarum quae aut sponte in Hispania crescunt aut in hortis hospitanturprobablemente su obra magna, en 6 volúmenes donde se incluyen sus observaciones botánicas, que en su volumen II contiene la descripción y clasificación de la vegetación valentina entre las que se encuentra la palmera datilera o como él la bautizó la Phoenix Excelsior Cav.... nombre que en la actualidad aún se considera sinónimo de la Phoenix Dactyliphera. Lamentablemente siendo lego en latines, no puedo mostrar la riqueza de esa descripción y tenemos que conformarnos con la que aparece en las Observaciones... y tal vez como compensación asistiremos a como describe los trabajos sobre la palmera, una maravilla que no me resisto a reproducir, pese a haber sido citada numerosas veces:

El célebre Linneo nombró Phoenix a la Palma y formó un género diverso al Chamaerops o Palmito: yo he juntado ambos géneros en uno solo, porque no he hallado diferencia notable en su fructificación[i]. Las palmas son ó machos ó hembras, y nunca hermafroditas; florecen por Mayo, y aunque el macho diste muchas toesas de la hembra, la fecunda, transmitiéndole el polvo fecundante por medio del ayre. No creyendo esta verdad algunos antiguos dividieron las palmas en estériles y fructíferas, según que las veían producir ó no producir fruto. Más instruidos los de Elche en los secretos de la Naturaleza, y ciertos de que las hembras necesitan la presencia del macho para fructificar, procuran tener uno para cada dos hembras. Y á corta distancia de ellas para asegurar la fecundación. Nacen las palmas del hueso de sus frutos, y crecen lentamente: á los tres o cinco años  se pueden transplantar en el sitio donde han de permanecer. Arrancadas entonces con sus cepas y raíces, que son muy cortas, se ponen en hoyas de tres pies de profundidad, llenando los vacios de tierra menuda y seca, que debe regarse inmediatamente, repitiendo después el riego cada semana. Si las palmas transplantadas se mantienen verdes y arrojan nuevas hojas, es señal de que viven y han arraigado. Van creciendo, y se levanta el astil derecho y sin ramas hasta la altura de 60 pies, bien que por lo común es mucho mas baxo: siempre está coronado de unas 40 hojas, o bien sean frondes, derechas y más cortas las del centro; las exteriores horizontales, y a veces colgantes; divergentes las intermedias. Suele tener cada una diez pies de largo; son más gruesas junto al astil, donde están armadas de espinas muy agudas, después de las quales empiezan las hojuelas que en dos órdenes opuestos ocupan toda la longitud: son enxutas, ensiformes, dobladas y sesiles, ó sentadas. A medida que el astil crece, el labrador va cortando las frondes inferiores, o las destruye el tiempo; permaneciendo únicamente cicatrices casi al trasbolillo en la superficie del astil. Quando este adquirió dos varas de altura ya tiene su mayor diámetro, que es algo más de un pie. Florecen ordinariamente las palmas á los diez años, y entonces arrojan espatas axilares, solitarias, durísimas, largas dos pies y comprimidas , las quales se abren para que salgan las támaras (spadix de Linneo) que suelen tener tres pies de largo, y muchísimos  ramos flexûosos: estos parecen juntos á manera de escoba, mas luego se desparraman para que las flores puedan fecundarse sin obstáculos. Hállanse sentadas en los ramos, y constan de un caliz persistente amarillento blanquecino coriáceo partido en tres lacinias, y de una corola del mismo color, naturaleza y divisiones, también persistente. Las masculinas tienen seis estambres cortos, y seis anteras algo prolongadas, sin rudimento de germen; as femeninas tres gérmenes unidos por la base, terminados cada uno por su estigma: dos de ellos siempre abortan, conservándose sus rudimentos á manera de puntos negros en el fondo de la corola; el tercero pasa a fruto, que es una drupa prolongada rolliza, obtusa por ambas extremidades, la qual contiene el hueso de la misma figura con un surco longitudinal. Distinguense dos variedades por la diferencia de sus frutos, que son ó dulces ó ásperos. Los dulces, llamados vulgarmente candits, se arrugan en la palma, y se comen sin aderezo alguno. Para poder comer los ásperos se rocían con vinagre común, y se mantienen bien cubiertos por espacio de dos dias, pasados los cuales se hallan dulces y de un gusto agradable, que conservan como seis dias; luego se corrompen, y por eso solo se adereza aquella porción que puede consumirse en dicho tiempo.

A continuación el botánico describe los trabajos agrícolas relacionados con el cultivo de las palmeras, que reproduzco como homenaje publico a los palmereros, recientemente reconocidos como profesión u oficio pese a que como se puede comprobar las labores ya eran efectuadas entonces y ahora:

...suben con úna celeridad increíble, sin más auxilios que una fuerte soga con que ciñen flojamente sus cuerpos y el astil, sobre el qual apoyan alternativamente sus pies desnudos, mientras que con las manos van elevando la soga hasta llegar a la corona. Allí dan vueltas circulares para observar el fruto, cortar las frondas inútiles, y asegurar las támaras femineas ya fecundadas, que atan con cordeles para que los vientos no maltraten el fruto tierno, ni hagan caer el abultado antes de tiempo. Mayor parece el riesgo á que se exponen quando suben á formar un cono de todas las frondes de la palma. Van doblando hácia arriba aquellos pezones duros, estrechando cada vez más los lazos hasta formar de todas ellas un haz, que cubren con frondes inútiles, y aseguran con cordeles desde la base del cono hasta el vértice; sirviéndose para ello de débiles escaleras de doce peldaños, que apoyan sobre la punta del astil, y arriman a la obra que va saliendo de sus manos; al cono que por su propio peso se dobla muchas veces. Rehusan los ojos mirar á aquellos hombres, al parecer en tanto riesgo, mientras ellos se ocupan con serenidad en completar su obra. Concluido el cono, y cortadas las frondes inútiles descuelgan la escalera y el hacha; entran de nuevo en la cincha o soga circular, y baxan con una velocidad admirable. Empiezan a formar dichos conos desde Abril hasta Junio, sin cerrarlos por arriba hasta el mes de Agosto, para que los frondes del centro crezcan y se igualen con las otras. Asi utilizan los machos y aquellas hembras que no quieren dar fruto, reduciéndolos a conos cada tres años[2], tiempo suficiente para arrojar nuevas frondes. El numero de conos anuos suele ser 8.000 , y su producto a otros tantos mil pesos, pues de cada uno resultan diez frondes útiles, que ordinariamente se venden a real y medio...

Para terminar considero conveniente un resumen del estado de la cuestión teniendo en cuenta la enorme variabilidad genética demostrada por la Phoenix, con diversas iniciativas que inciden en su estudio.
Un equipo etnobotánico de la Universidad de Murcia y otras del entorno con un interesante programa:
recomiendo una atención especial al apartado acerca de la valoración de la palmera en el sureste español.
Las especies cultivadas y asilvestradas de grandes palmeras datileras entierras valencianas / Emilio Laguna Lumbreras
dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/2191818.pdf
Contiene Una valoración de la descripción botánica de la Ph. EXCELSIOR Cav.



[1] González Bueno, p. 19
[2] La repetición del encapuruchado sobre una misma palmera ha demostrado ser suficiente para acabar con ella; de hecho se ha empleado como técnica devastadora con un número indeterminado, pero grande, de victimas.



[i] Véanse las páginas 12 y 13 de mi segundo tomo de ICONES


Imagen de cabecera procedente de: Infogeología  http://infogeologia.wordpress.com/2010/04/11/cavanilles/
Imagen palmereros / ElReydelTractor procedente de:
http://www.fotocommunity/es/pc/pc/display/25538051



No hay comentarios:

Publicar un comentario