miércoles, 2 de octubre de 2019

Daños en el azud de Bernia


Una de las sorpresas inesperadas en las salidas desde que decidí ir pateando el término municipal allá por el 2010 fue encontrar casi sin pretenderlo un azud de cierta envergadura y notables dimensiones en mitad del barranco de San Antón, pues solo conocía una breve mención en un artículo académico que decía: 
  • El denominado Azud de Bernia, consta de una sólida construcción de planta recta y sección en talud, con contrafuertes y vertedero de sillería; de la boquera no queda ningún resto, porque sobre ella, en el lado derecho de la rambla, se construyó un camino.
A pesar de su lamentable estado ya en 2011, presentaba una factura de interés y aparejos notables. Lo primero fue llamar la atención en este blog sobre las graves deficiencias de las operaciones de mantenimiento que se llevaron a efecto en 2013. No en vano el título de la entrada ya era significativo: 

Malos augurios para el Assut de Vernia en el Barranco de San Antón

Y esto es alguna de las cosas que allí se dijeron:

  • Desconozco al responsable de las obras más que provisionales efectuadas, y lo digo porque ya hay grietas que anuncian un rápido desplome, en cuanto caigan cuatro gotas y porque lo previsible es que el "apaño" dure apenas nada y sirva más para aumentar el estropicio añadiendo carga al barranco que para resolver de verdad el problema del camino, a punto de venirse abajo definitivamente y cuya solución debería pasar por devolver la presa a su integridad y no por lo hecho ya que lo primero que se percibe es una reducción de su tamaño por el expeditivo procedimiento de tapar los restos. 
Parte central de azud en 2011 hoy derruido
Esto fué lo que se hizo en 2013: rellenar con tierra el lecho de la presa
El enorme socavón generado por la riada ha puesto en evidencia las vergüenzas de lo que hicieron años atrás. Y es que el material de relleno del fondo del azud se nos muestra ahora por obra de la riada: una importante cantidad de asfalto, cascotes, restos de obra y bloques de hormigón. Todo ello se escondió literalmente bajo una inocente capa de tierra; aún pueden verse restos del entierro tras el contrafuerte lateral derecho que ha resistido:  planchas de asfalto y parte de lo que debió ser un buen montón de bloques de hormigón depositados sin ton ni son como mero material de relleno. Me parece grave y encima todo ello se encuentra ahora diseminado a lo largo del cauce hasta 500 m. más allá.
Una de las cosas que más me disgustan es hacer de agorero como es el caso: pasado el marasmo de la gota fría, a través de las fotos puede leerse casi sin comentarios las barbaridades que se hicieron sobre su lecho, que sin duda han contribuido a acentuar los daños. Solo queda del azud la parte derecha, gracias a uno de sus sólidos contrafuertes. Seguramente alguien interesado dirá que hay que reproducir lo que había, hacer de nuevo un azud de cartón piedra inútil y bonito como la mayoría de elementos patrimoniales desaparecidos y reconstruidos como el edificio de La Mutua, la casa de Gómez y otras hierbas. Inevitablemente me surge una idea que circula por ahí: una ciudad ensimismada por su Dama y sus declaraciones de la UNESCO que pierde patrimonio arquitectónico, cultural, histórico y monumental  a raudales en un proceso continuado y persistente que está sirviendo para terminar teniendo una ciudad "fea de cojones" salvando las excepciones patrimoniales citadas, así que tenemos lo que nos merecemos.







Asfalto y cascotes aguas abajo del barranco


Restos de la deposición detrás de la parte del azud que aguantó la riada. El tubo que se ve debe ser agua potable
Restos del montón de bloques. Obsérvese que el asfalto del camino está en su sitio


Aliviadero de la presa y contrafuerte del margen derecho, que ha aguantado





Detalles constructivos del Azud
Hay que seguir hasta que el sufrido espectador pueda terminar con una idea cabal de lo que se está diciendo: El azud de Vernia (o de Bernia, que aparece de las dos formas en la documentación) tenía una serie de características de enorme interés: una rafa derivaba el agua del barranco de San Antón hasta el huerto de palmeras del mismo nombre, cerca de la estación del tren y que se encuentra ahora en medio de la Universidad Miguel Hernández, así que es una infraestructura hidráulica relacionada con el riego de uno de los huertos que forman parte del Palmeral histórico de Elche declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
En cursiva NOTA REDACTADA EL 3-10-2019: Me indican desde el Ayuntamiento de Elche que el Huerto de Bernia no está en la lista de los declarados Patrimonio por la UNESCO; siendo esto cierto en mi descarga diré que ese huerto forma parte del Palmeral histórico de Elche, es de titularidad pública y así consta en los planos que se han publicado como el de wikipedia, que reproduzco ahora:

Fuente wikipedia. Huerto de Bernia arriba y a la derecha del mapa. La línea de puntos engloba los huertos declarados por la UNESCO

Y el carácter excepcional del huerto a mi criterio se debe precisamente a ser uno de los escasos ejemplos de riego al margen de la Acequia Mayor y de las aguas del Vinalopó, o si se prefiere fue regado usando las aguas de avenida del barranco de San Antón. Se encuentra al NE, fuera del anillo de huertos del palmeral histórico que circundan por el Norte la ciudad. Ya en 2013 Adolfo Quiles me informó que en las fotografías aéreas del vuelo Ruíz de Alda de 1929 e incluso en el vuelo americano se podía seguir la rafa que unía ambos elementos (el azud y el huerto) hoy lamentablemente desaparecida. Y ahora viene lo mejor, porque esa infraestructura debería estar tan protegida por el manto de la UNESCO como la Acequia Mayor y su sistema de riego, como el huerto de palmeras que aún existe en la UMH en un estado algo descuidado pero relativamente aceptable como veremos otro día.
Recorte iluminado del vuelo Ruiz de Alda, tomado de la Confederación Hidrográfica del Segura
Trayectoria aproximada de la rafa, desde el barranco de San Antón hasta el Huerto. La línea recta en diagonal de la parte inferior es el ferrocarril

No hay comentarios:

Publicar un comentario