domingo, 26 de agosto de 2012

Hidráulica mínima en Ferriol



Las marcas escritas en la piedra en distintas épocas históricas en el norte del término no se circunscriben a canteras y caminos; hay además otros rastros con cierto interés histórico y antropológico. Hoy dedicaremos la atención a los vestigios de elementos de almacenamiento y conducción de agua de escasa potencia, muy lejos de lo que supone excavar una mina de agua o dirigir ese agua por acequias de piedra hasta los campos, con sus sistemas de almacenamiento y distribución. Como su título indica se trata de eso mismo en su mínima expresión; aunque esos restos están presentes en varios puntos del Norte del término, me ceñiré hoy a algunos de los que hay alrededor de la Sierra de Peligros.

Pequeños aljibes.

1.- Una caldera circular
En las inmediaciones de la cantera Peligros hay al menos dos restos excavados en la roca madre que sirvieron para captación y almacenamiento de agua. En un caso, el que ilustra la cabecera de la entrada, se trata de una mera excavación poco profunda (0’30 m. Las medidas se citan a título de aproximación para que el sufrido espectador se de una idea) de forma circular (unos 100 cm de diámetro) con una incisión o canalillo de algo más de 2 m. de largo para la recogida de agua, de manera que solo funcionaría a partir de cierto nivel en el fondo del barranco, probablemente para facilitar que entrara medianamente limpia, y otra incisión para recoger el agua de lluvia circundante, apenas visible en la foto. 
Los pequeños depósitos de forma circular, están presentes ya en yacimientos de la Edad del bronce, algunos asociados con rituales de enterramiento y purificación, pero también se construyen en épocas posteriores casi hasta hoy en día, generalmente con formas cuadradas o rectangulares.

2.- Un sistema de captación y almacenamiento de agua
El segundo, más que un aljibe es todo un sistema en miniatura. Se trata de un pequeño depósito de forma rectangular de 1’40 por 0’60 m y unos 0’60 m de profundidad, revocado con mortero, con tapa ciclópea de unos 10 cm de grosor que descansa sobre un rebaje en la piedra y que cuenta con un brocal con interior de forma oval (0’40 x 0’45) tallado de una sola pieza adherido también con mortero, un depósito o cubeta de sedimentación que actúa como recibidor y unos canalillos de recogida de agua. A diferencia del anterior, siempre que lo he visitado (¡hasta en verano!) tenía agua. Así se evidencia su funcionalidad: captación y almacenamiento. Y aunque ha dejado de ser usado por los humanos no me cabe duda que los animales dan buen uso de el. 
El sistema:  canalillo, cubeta de sedimentación, aljibe con tapa parcialmente rota y restos de brocal




Orificio de entrada del agua al aljibe desde la cubeta de sedimentación

Detalle de la capa de mortero en las paredes del aljibe, en las juntas y en la base del brocal
El mortero y las dimensiones apuntan a una datación moderna o contemporánea, aunque los íberos ya hacían cosas similares. Dado que la cantera de Peligros se utilizó en el s. XX para el Paseo de la Estación, según se aprecia en las fotos de la exposición (y el libro que aún no he visto) bien podría ser ese su origen, como el refugio ahora semiderruido en sus inmediaciones.


Volviendo a la hidráulica mínima, se trata de elementos de aprovechamiento estacional dadas sus dimensiones y para muy pocas personas o animales en su caso. La presencia de restos del brocal confirma a mi criterio que en ese caso se utilizaba para beber. Es posible que sean elementos auxiliares de las canteras. De paso mencionar que elementos similares y otros elementos auxiliares incluso cobertizos y otros espacios de habitación debieron existir al menos en las más notables. En otra ocasión volveré sobre lo dicho. También hay que decir que justo al lado y enfrente hay pequeñas extracciones de piedra y también huellas (poco evidentes) de carriladas (por cierto de ancho romano, aunque tengo que volver a confirmarlo). No obstante, decir que allí mismo también hay huecos en la roca madre que acumulan agua de lluvia y que más arriba hay un aljibe moderno cuyo nombre desconozco.

Un Canal de captación de agua labrado en la piedra.


En la ladera SE de la Sierra de Peligros y casi visible desde el camino viejo de Monforte hay un pequeño canal de recogida de aguas de lluvia. Nace casi en lo alto de la dorsal por encima de una pequeña cantera y transcurre en pendiente hasta la franja de terreno agrícola donde queda cortado por una tubería de riego tras un recorrido de más de 200 m. No hay signos ni evidencias de aprovechamiento pasados o presentes como restos de acequias, aljibes o depósitos, que de existir estarían por debajo de la actual capa agrícola. La canalización no es funcional porque en algunos puntos sus paredes se han roto. Sus medidas  son bastante modestas, proporcional a la también modesta superficie de captación de agua. 











En cualquier caso una expresión más de ese hambre secular por el líquido elemento típico de estas tierras.

2 comentarios:

  1. ¡Qué curioso e interesante lo del aljibe "en miniatura"!. Se supone que los canalillos conducían el agua hasta él, sin embargo siempre está lleno incluso en verano como afirmas.
    ¿alguna filtración subterránea?.

    Un saludo Gaspar.
    Sergio.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario. No me consta que haya filtración aunque todo podría ser y tampoco lo visito con tanta asiduidad. Mi última visita fue en julio y no me esperaba que contuviera agua pero aún guardaba. Igual ahora no tiene, aunque siempre me ha sorprendido. Si sigue sin llover tengo prevista una visita al final de septiembre para ver lo de las carriladas y de paso miraré.
    Venga

    ResponderEliminar