jueves, 11 de diciembre de 2014

El corralet del Tabayá.

Hace ya algún tiempo que Raúl Agulló me comentó y después trasladó a su blog una serie de noticias y comentarios alrededor del modo de vida de las personas del Rincón de Morera un lugar situado en las faldas del Tabayá y hacia la cola del Pantano que conserva trazas poblacionales antiguas; baste considerar que en el Castellar de Morera tenemos un yacimiento que acumula restos arqueológicos que van de la Prehistoria hasta época medieval. En la otra vertiente de la sierra, fuera del Rincón pero muy próximo en lo que sería la cara N mirando a Aspe, un importante yacimiento prehistórico del que hablaremos aquí otro día. Raúl ponía en boca de un amigo residente del lugar que ... "sus abuelos ayudaron a esconder y alimentarse en un rincón todavía oculto de aquella sierra conocido como “El corralet”, a los que huían de la represión republicana que hubo contra los franquistas (desgraciadamente, como en cualquier guerra y en ambos bandos)".
Cuevas 2 y 1
Estancia central Cueva 2. Pesebre excavado en la roca. Huellas de inserción de palos
Cueva 2. Estancia central.Acceso a la habitación izquierda
Estancia central y acceso a la habitación derecha
Detalle. Pesebre
Habitación derecha. Hornacina y punto de luz con restos de cera
Punto de iluminación  
Por otra parte Juan Pascual me indicó que conocía una cueva peculiar en las faldas del Tabayá, en las proximidades de la Antena, aún en el término municipal de Elche. Sin saber exactamente si iba a ser o no el lugar mencionado en el blog de Raúl decidí ir al lugar y levantar acta de aquello con la pretensión además de ponerme en contacto con algunas personas del lugar para oír la historia referida, algo que por desgracia no me dió tiempo el día que subí pero espero volver pronto porque el paraje y la historia me interesa. 
Las cuevas son casi invisibles incluso estando cerca

Aquí la crónica: tras haber estado allí no he tenido dudas: El Corralet mencionado por Raúl es un espacio aislado, sin casas alrededor, situado en altura, ideal para ocultarse, casi inaccesible desde Elche, sin un camino claro que te lleve, orientado a poniente de manera que las luces nocturnas no son visibles desde la ciudad (aunque sí desde el Rincón de Morera, como se narra en el blog) y con trazas de haber sido utilizado así por gente de ciudad por la presencia de cera y cabos de vela, restos de un techado de yeso sobre cañizo en lo que parece una solución temporal y dos letrinas excavadas en la piedra sin pozo ciego anexo y sin más utilidad que la mera apariencia, algo escasamente operativo aunque se utilizaron sin lugar a dudas. 
Cueva 1. Calderón en la entrada, repisa en el interior y escalera a la derecha
Se trata de un conjunto de tres cuevas de distintos tamaños, la central de una amplitud claramente superior. Por su tamaño, por la superficie útil (más de 20 m2) podría ser perfectamente una casa-cueva pues la presencia histórica de este tipo de habitación en el término municipal es más frecuente de lo que mucha gente cree. 
Detalle de la letrina, en la cueva 1
En mi opinión debió ser lugar de residencia temporal de pastores pues la estancia central de la mayor contiene un pesebre tallado en la roca. No hay restos de explotación agrícola (aunque si un pequeño bancal roturado pendiente de ver con detalle) así que teniendo en cuenta las condiciones naturales no debió ser un hábitat permanente, aunque nunca se sabe. En cualquier caso no hay en las inmediaciones ningún lugar habilitado como aprisco y el pesebre parece adaptado a animales de tiro.
Detalle de las escaleras talladas en la piedra
Además para mi sorpresa en las inmediaciones hay un elaborado sistema de captación y almacenamiento de agua de lluvia excavado en la piedra y de notables  dimensiones, con regatones de recogida de aguas alrededor de las cuevas y más allá, un aljibe con el brocal de mampostería semiderruido, un recibidor de dimensiones notables y un abrevadero. Pero eso en la próxima entrada, aunque se puede adelantar que por sus dimensiones aparentes podría llegar a contener más de 30 m3 de agua, cantidad suficiente para vivir y dar de beber a los animales pero no para cultivar.  
Letrina exterior, junto a la cueva 3
De nuevo a mi criterio el origen histórico del lugar es incierto pues por los escasos elementos construidos no es posible datar su antigüedad ya que son de uso corriente hasta la primera mitad del S. XX, pero pueden ser anteriores. 
Detalle. Hueco de inserción de un palo en el interior de la cueva 1
Existen restos cerámicos en los alrededores, relativamente recientes a mi criterio poco fiable pues soy lego en la materia, probablemente de época moderna. 
Cabo de vela en el interior de la cueva 1
Si algún experto en cerámica se brinda, le puedo subir al lugar para evaluar. A nivel personal, a medida que se asciende las perspectivas son de privilegio, lástima que el día nos regaló una bruma que empañaba el paisaje. Añadía poesía pero le faltaba el alma.  

Mezcla de yeso y barro a mano con palo de olivera de soporte





Cueva 2. Estancia central.Huellas de cañizo en el yeso y hueco para inserción de soporte


7 comentarios:

  1. Genial Gaspar. Enhorabuena por tu afán investigador. Se nota que disfrutas como buen apasionado de estas materias. Comparto contigo esa emoción, que mantiene vivo el ánimo por compartir con los demás, las experiencias de campo. Una ilusión altruista que sirve como herramienta de divulgación cultural. Espero que así se impulse su mejor conservación, así como la señalización en los casos donde las visitas frecuentes sean beneficiosas. Le mando tu artículo a Javier Agulló Pastor, familiar directo de una de las 2 antiguas familias, cuyos miembros de avanzada edad todavía viven en la cuesta de Morera. Él me facilitó el contacto con las personas que me relataron los interesantes hechos históricos relacionados con “El Corralet”. Ha tenido que emigrar a Escocia, como tantos españoles por los motivos que todos sabemos de lo bien que gestionamos el país, individualismo ciudadano, etc. Seguro que disfruta leyendo el artículo que ha contribuido remotamente a inspirar, desde aquellas latitudes nórdicas donde se echa de menos la terreta del buen ilicitano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí Raúl porque el material de inicio me lo pasaste tú (y Juan Pascual). Además de seguir con una entrada próxima dedicada al sistema hidráulico, pronto iré de tu parte a la cuesta de Morera y lo que haya lo contaré aquí, seguro. Venga

      Eliminar
  2. Hola, soy Javier, estoy convencido q ese es el lugar. Según me parece recordar, mi abuela me contó en alguna occasion que el corralet fue construido para guardar su pequeño ganado de cabras durante las noches de verano, El motivo no era otro que durante el verano, el ganado era conducido a diario desde las casas del Rincón de Morera, donde pasaba las noches, hasta la falda norte de la sierra, atravesando la cumbre, porque en verano en la cara norte habia pasto que todavía se mantenia fresco y no estaba muy lejos de las casas. A alguien se le debió ocurrir que el ganado podría pasar las noches de verano en esas cuevas y para ello las adaptaron, para guardar la cabras por las noches del verano. En invierno, no era necesario, ni tampoco possible, por el frio. Tambien las cuevas servían de refugio para cuando venia una tormenta de repente, asi el pastor también podia resguardarse. Los hoyos dudo mucho que sean letrinas y mas bien podrían ser abrevadero para beber el ganado de noche o fogariles, para hacer fuego en dias de mal tiempo. Tampoco descarto que los partores pasaran algunas noches allá arriba. Eso fue su uso rutinario, pero durante la guerra civil, mi abuelo se escondió allí para evitar tener que ir al frente y allí también se escondieron muchos otros.

    ResponderEliminar
  3. Saludos Javier. Gracias por comentar. Muy interesante todo. Como pronto volveré haré algunas comprobaciones importantes para valorar mejor el rincón. Si has visto las supuestas letrinas verás que son lo más parecido a una taza de water en piedra que he visto; me senté en ambos y todo cuadraba; en ambos casos se trata de cubetas abiertas, que no sirven para retener líquido, hubiera sido más sencillo en ese caso haber dejado cerrada la cubeta; además, muy cerca, al lado del aljibe hay una excavación que parece un abrevadero, no obstante todo es posible. Si puedo hablar con tu familia le preguntaré aunque solo sea para salir de dudas. La supuesta letrina interior podría ser un fogaril, aunque la base del fuego queda bastante reducida (también es una forma de aprovechar el combustible) y si observas la foto la piedra de alrededor cambia de tono por el uso y no está tiznada, como si lo está el techo de las cuevas. Por otra parte, amplias la información que dió Raúl y eso me parece digno de ser contado con detalle (el uso del lugar como escondite temporal). Venga y un placer charrar contigo.

    ResponderEliminar
  4. SUGERENCIA = Creo que sería muy interesante si tú o Gregorio disponéis de un plano para publicar aquí en tu blog, junto con algún comentario sobre la curiosa acumulación de antiguas fuentes con agua potable que existen en lomas/sierras del entorno de este emblemático paraje del Rincón de Morera. La imaginación de que ahí abajo debe haber una especie de pequeño mar subterráneo o varios manantiales interconectados por galerías con elevado nivel freático, se basaría en argumentos más científicos sobre morfología hidrogeológica. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de nuevo Raúl. Trasladaré tu sugerencia a Gregorio. Venga.

      Eliminar
  5. Nota para Roberto. Como verás no he publicado tu comentario (un texto que se desliza en el comentario sin relación aparente con el lugar), no obstante su contenido me parece muy interesante, en especial si las actuaciones se dirigen a prospectar cualquier lugar de los mencionados en este blog con respaldo de la Universidad, en cuyo caso te te pido que me informes por si puedo aportar algo. Venga

    ResponderEliminar