viernes, 31 de octubre de 2014

Restos de una noria en Balsares


En las entradas correspondientes al Fondet de la Senieta y alrededores dije como cosa sabida que en la practica totalidad del sur del término municipal abundaban referencias toponímicas a términos relacionados con el agua (Balsares, Clot, Vallverda,  Foia, Fondet,...) y a sistemas asociados de elevación como Noria, Ñora, Senia, Zenia, Sínia, Senieta... (hasta “Carabassí” debe entenderse como un posible derivado, aunque eso otro día). Tanto en los mapas dedicados al término municipal de 1938 –y anteriores– del IGN como en el Terrasit se cita una Senia entre Balsares y la Nacional, en un entorno más que interesante. 
Se pueden ver dos clavos en la pared, probablemente restos de la sujeción del mozo o gato para impedir la rotación de la aceña al revés
Aún hoy se puede percibir que la hondonada, que conecta Balsares con los restos de la Albufera a la altura de las Torres del Gaytán es un espacio agrícola intensamente cultivado. Ya en Balsares, en cualquier sistema de visualización por satélite en el ordenador se pueden percibir las divisorias de los bancales en lo que hoy es saladar, un espacio que fue codiciado por agricultores y ganaderos desde bien antiguo por los pastos, la sal y el agua, con diversos elementos de interés; por allí pasa una cañada secular procedente del Norte del término que conecta con la “Vereda des Cendres”, se postula como ubicación del ramal costero de la Vía Augusta y hay suficientes rastros como para plantear como hipótesis que allí también se practicó una agricultura de oasis.
Restos de enlucido en el frontal
El paraje desde la loma del Carabassí. A la izquierda el muro perimetral. En el centro las ruinas de la casa, sobreelevada sobre el lecho del saladar.
La balsa
Detalle de la balsa. 
La “Casa de la Senia” se establece en una pequeña elevación enmarcada por un muro circular de piedra seca., conectada con la Lloma de Bassars. En la actualidad está reducida a escombros entre los que se pueden ver restos de teja árabe y losetas de arcilla empleadas para pavimentar el suelo. En ese espacio circular aún se mantiene en buen estado un pino de notables dimensiones. 
Pila de recepción. Derivación con tubos de hierro y boquera para el llenado de la balsa



Adyacente a ella a nivel del suelo una balsa cuadrada de unos 15 m. de lado, con un pozo en el centro de uno de sus laterales, una pila de recepción de las aguas y de derivación a la balsa.  El pozo mide unos 4 m. de largo por algo más de un metro de ancho y unos 3 m. de profundidad aparente, conteniendo agua, probablemente del nivel freático. Por los restos estuvo construida con mampuestos irregulares con esquinas a media caña, enlucida con mortero hidráulico. 

A falta de una segunda visita en la que levantaré un croquis con medidas, no se perciben rastros del andén (espacio circular deambulatorio para la tracción animal) aunque por las distancias y características de la pila de recepción y boquera de llenado de la balsa podría haber sido previamente una noria de sangre. Un pilón de cemento con herrajes indica que hubo un motor o bomba mecánica de tracción sobre la rueda horizontal  probable ejemplo de los últimos intentos para mantener este tipo de infraestructura hidráulica en funcionamiento, que aquí se vino definitivamente abajo con la generalización del agua de riego por elevación del Segura en los primeros años del S. XX.


Una descripción de las partes de una noria en Las norias de sangre de madera del campo de Cartagena

No hay comentarios:

Publicar un comentario