lunes, 31 de octubre de 2016

Los fantasmas de la Biblioteca de Elche

Yo estaba en la Biblioteca por esas fechas y aún me acuerdo. Es cierto que un vigilante jurado de servicio custodiando los objetos de una exposición abandonó aterrorizado la biblioteca en plena noche y que se generó un revuelo notable en los medios de comunicación, así que el entonces archivero-bibliotecario Rafael Navarro nos dio instrucciones para guardar silencio. El objetivo era impedir  la proliferación de bulos paranormales alrededor de la Biblioteca, pues lo importante era la institución y el servicio público. Lo cierto es que me preguntaron y aún me preguntan de vez en cuando por los fantasmas en San José y siempre digo lo mismo: haberlos, haylos, pero yo solo conozco a los de carne y hueso.

Aún me acuerdo que algunos vecinos creyeron ver por la noche sombras circulando por las ventanas de los depósitos, en una época en la que iban investigadores del Archivo por la tarde y quien esto suscribe sacaba los documentos muchas veces sin encender siquiera las luces porque tenía memorizada la ubicación del material. También diré que una mañana de invierno cuando aún no había salido el sol, el claustro alto de la Biblioteca apareció inundado de murciélagos que revoloteaban nerviosos dando vueltas continuamente. Nos tocó abrir ventanas e ir animando a tan tétricos inquilinos a abandonarlo, así  que salían formando una línea negra que ascendía al cielo, cual procesión de almas en pena.

Lo cierto es que se estaba en pleno proceso de restauración de la iglesia y se había tapiado la entrada de los murciélagos a su dormidero, el espacio intermedio entre la bóveda y el tejado. Como se había quedado una ventana abierta se colaron en el claustro alto. También he de decir en descarga del atribulado guarda que por la noche el edificio resulta imponente incluso con las luces encendidas y no digo nada de la hora de cerrar e ir apagando luces, o en las mañanas de invierno cuando la única luz viene del claustro. El aire de placidez y recogimiento que se respira al sol en la plazuela con su cruz gótica de término, el leve arrullo de las viejas rezando al” Cristico” de Zalamea, las charlas informales de los chavales a la sombra de los pinos, el deambular de los usuarios al interior del centro..., ese ambiente reposado se transforma cuando oscurece y en poco tiempo lo que destaca es la severidad de la espadaña, el aire de encierro claustral, los efluvios de cuando fue hospital y sede de la gota de leche en la postguerra…, todo va tomando cuerpo y refuerza que sea un auténtico desafío permanecer dentro por la noche.

En aquella época  teníamos una  invasión de ratas en los conductos del aire acondicionado, que cuando se movilizaban parecía un batallón de caballería en marcha en su ir y venir casi a cualquier hora del día. Tras intensos tratamientos las ratas desaparecieron y aún hoy se encuentran macabros restos en los conductos, huesecillos que no son de santo ni de animas en pena.

No he he podido acceder a la continuación del interesante artículo en la revista Año cero nº  268. No funciona el enlace de descarga.


Imagen de cabecera: Interior de San José. Paco Ciclón
Imagen de bandada de murciélagos tomada de : http://www.teinteresa.es/tierra/mala-fama-murcielagos_1_932317043.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario